Escrito por: Adrienne Baker, bibliotecaria juvenil, North Branch, Herrick District Library ¿Cómo demonios esperas que le lea a este pequeño ser humano inquieto? Una de las preocupaciones más comunes que escuchamos de los cuidadores aquí en la biblioteca es: “Mi hijo todavía no tiene la capacidad de atención para escucharme leer libros”. ¿Suena familiar? Lo […]

Escrito por: Adrienne Baker, bibliotecaria juvenil, North Branch, Herrick District Library

¿Cómo demonios esperas que le lea a este pequeño ser humano inquieto?

Una de las preocupaciones más comunes que escuchamos de los cuidadores aquí en la biblioteca es: “Mi hijo todavía no tiene la capacidad de atención para escucharme leer libros”. ¿Suena familiar? Lo entendemos. Dejas al bebé en tu regazo, abres un libro, y luego ese dulce querubín comienza a “ayudarte” a pasar las páginas, y cinco segundos después, el libro se cierra de golpe y el bebé se va a explorar algo brillante. Pero aquí está la cuestión: esta cuestión de la capacidad de atención, en sí misma, refleja una comprensión defectuosa de lo que hemos sido condicionados para ver como tiempo de lectura exitoso. No se trata solo de enseñar a los niños a escuchar en silencio mientras el adulto lee metódicamente un libro en voz alta de cabo a rabo. Claro, eso puede suceder a veces, ¡y eso también puede ser algo hermoso! Pero ese no es el primer paso.

¡Pequeños pasos!

Los bebés no tienen un instinto que les indique cómo funciona un libro de cartón. Sabemos que necesitamos hablar con los bebés para ayudarlos a ver cómo funciona el lenguaje, y sabemos que cuanto más felizmente les hablamos, más significado comienzan a captar de esos sonidos que salen de nuestras bocas. Los bebés captan la emoción detrás de nuestras palabras mucho antes de que puedan articularnos algo. Lo mismo ocurre con la lectura. ¡Empieza pequeño! Léale al bebé mientras juega. Cuando el bebé pase las páginas por usted, ignore las palabras que no puede leer lo suficientemente rápido e invente una historia tonta. Haga de la lectura una experiencia llena de amor y alegría. Habrá libros que comiences y nunca termines. Estoy aquí para decirte que está bien.

Concéntrate en el momento, no en el libro

Cuando abres ese libro, es posible que tu pequeño curioso necesite ayuda para ver qué tiene de especial. ¿Por qué esta cosa de papel en tu mano merece su atención cuando hay un juguete perfectamente bueno que funciona con pilas y hace ruido interminable esperando en la otra habitación? ¡Sea tonto y animado con el libro! ¡Vende la experiencia! Empiece a señalar lo que ve y haga contacto visual con el bebé mientras lo hace. Conviértelo en un juego de escondidas. Hazle cosquillas al bebé después de cada tonta vuelta de página. Tal vez lea algunas de las palabras de las páginas, pero tal vez no. Lo voy a decir de nuevo. ¡Esta bien!

Enjabonar, enjuagar, repetir

Día tras día, continúe mostrando lo divertidos que pueden ser los libros, y apuesto a que comenzará a notar una diferencia en la forma en que su hijo interactúa con ellos. Con el tiempo, el bebé comenzará a asociar ese tiempo de lectura con risitas, abrazos, juegos y mimos, y ese es el espacio donde ocurre la magia. La sensación cálida y feliz de la lectura es mucho más importante para tener en cuenta en el desarrollo temprano de la alfabetización de un niño que la agotadora habilidad de sentarse quieto mientras escucha.

Algunos consejos concretos

Los libros de alto contraste, como los que tienen ilustraciones en blanco, negro y rojo, son excelentes opciones para ayudar en el seguimiento ocular y el desarrollo de los bebés. Sostenga los libros a una distancia de entre seis y ocho pulgadas frente a la cara de su bebé. ¡Eso es aproximadamente la misma distancia que cuando te miran durante la alimentación! No tenga miedo de agregar algo de su propia lectura. Continúe y vuelva a leer Mujercitas por duodécima vez y siéntase libre de leer algo en voz alta mientras abraza a ese bebé.

¡No se rindan, cuidadores! ¡Por supuesto que su hijo no tiene la capacidad de atención para sentarse y escuchar un libro completo! Esta bien. Apuesto a que tienen mucho enfoque para dirigirse hacia un cuidador (que tiene un libro en la mano) llenándolos de afecto.

Leave a Reply

en_USEN